MR MERCEDES de Stephen King

      No hay comentarios en MR MERCEDES de Stephen King

BILL HODGES

Policía retirado

BRADY HARTSFIELD

asesino en serie cuya culpabilidad Bill Hodges nunca logró demostrar

¿QUIÉN ES EL CAZADOR Y QUIÉN LA PRESA?

Justo antes del amanecer, en una decadente ciudad estadounidense, cientos de parados esperan la apertura de la oficina de empleo. De pronto, imperceptible hasta que lo tienen prácticamente encima, un Mercedes surge de la frí­a niebla y atropella a todos los que se cruzan en su camino. Acto seguido, el conductor da marcha atrás y vuelve a arremeter contra ellos. El asesino huye dejando tras él ocho muertos y quince heridos.

Meses después, Bill Hodges, un policía jubilado y obsesionado con este caso sin resolver, recibe una carta anónima de alguien que se declara culpable de la masacre.

Brady Hartsfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Disfrutó tanto sintiendo la muerte debajo de los neumáticos del Mercedes, que ahora quiere revivir la emoción.

Hasta aquí­ la sinopsis y como podéis observar, a priori es una novela algo alejada de lo que nos tiene acostumbrado Stephen King en su bibliografía. No digo atípica, porque si bien no es la primera incursión del King en el género policiaco (ya en el pasado coqueteo con el mismo) y aun siendo la primera englobada integramente en el mismo, ya ha escrito un par de novelas más del estilo desde que se publicara Mr Mercedes.

Por lo tanto, no esperéis encontraros ningún elemento de terror (su especialidad), ni fantástico ni paranormal.

Como todas las novelas de King, lo que mas cabe destacar de la misma, es el desarrollo de los personajes, tanto principales como secundarios. Muy buen desarrollo de la trama de cada uno y su análisis psicológico por separado, que ayuda a entender el que les lleva hacer y comportarse de tal manera en la historia.

Por un lado, tenemos a Bill Hodges, policí­a ya retirado y cansado de la vida, al punto del suicidio. Sin embargo, todo cambia en el momento que recibe la carta anónima, la cual le da un nuevo sentido a su vida al querer encontrar al asesino del Mercedes y poder finiquitar un episodio inconcluso de su vida.

En el lado opuesto, se encuentra Brady Hartsfield, con una personalidad torturada, amargada y desequilibrada hasta tal punto, de que en todo momento no sabemos cómo va a reaccionar ante los imprevistos que le van sucediendo en la historia. Criado en un ambiente familiar cerrado y muy apegado a su madre, con una historia personal desde su infancia, que a medida que nos la va desgranando a través de sus pensamientos, vamos entendiendo el porqué de su inestabilidad emocional.

Por el camino, irán tomando protagonismo algunos personajes secundarios, que como siempre sucede en las novelas de King, enriquecen mucho más la historia y no la entorpecen.

Destacar a Jerome, el experto informático y que se saca unas perras cortándole el césped a Hodges. Y también a Holly, la mujer con trastornos mentales, que si bien parece no estar cuerda y no aportar nada mas allá que la extravagancia en persona, demuestra con sus actos que jugará un papel decisivo en la historia. No es la primera vez en una novela de King, en que un personaje con algo de retraso, juega un rol importante.

Como detalle curioso de la novela, está el vehículo de la matanza: un Mercedes Gris SL500. Salvando las distancias, King vuelve a demostrarnos que tiene cierta debilidad por los coches, e incluso estos llegan a tener más protagonismo en novelas anteriores con otros modelos clásicos: Plymouth Fury del 58 o un Buick 8. Con todos ellos, nos hace despertar cierto temor o respeto a los mismos.

En fin, una novela correcta, que aunque no me entusiasma del todo (hace mucho King no lo consigue), se puede disfrutar perfectamente si te gusta el género policiaco. De hecho, cosechó tan buenas crí­ticas entre sus seguidores, que escribió una segunda parte, de la cuál hablaremos en otro momento.

Dicho todo esto, yo siempre he dicho que es muy difí­cil que te aburras con una novela de Stephen King, a no ser que ya hayas leído demasiadas. Si esto es así­, lo único que te puede pasar, es que te sientas defraudado al esperar otra cosa, ya que es un autor que genera muchas expectativas antes de publicar.

Ya me contaréis que os ha parecido si habéis tenido la oportunidad de leerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.